Monday, July 25, 2005

Politica & Jovenes: La relación de las nuevas generaciones con la política y con las elecciones de octubre


Encuesta de la UBA: la relación de las nuevas generaciones con la política y con las elecciones de octubre. La mitad de los jóvenes ignora qué se vota
El 49,7% de los estudiantes universitarios de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano no sabe para qué son los próximos comicios
El sondeo lo realizó la Facultad de Psicología, en distintas carreras de instituciones estatales y privadas . El desconocimiento aparece asociado con un rechazo a los partidos
Con sus rituales de campaña, su retórica y sus enfrentamientos internos, la política tradicional está alejada de los intereses de los jóvenes.
A tal punto que la mitad de los estudiantes universitarios en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano desconoce qué se vota el 23 de octubre próximo. Más aún: para el 37,6% de los jóvenes, los partidos políticos tienen muy poca o ninguna importancia para el bienestar del país.
Los datos, que confirman un escepticismo predecible y alertan sobre el futuro de la democracia en la Argentina, provienen de un sondeo realizado entre 1186 estudiantes de distintas carreras en dos universidades públicas (la UBA y la Nacional de Lomas de Zamora) y dos privadas (la UADE y la Kennedy) en junio último. El estudio fue realizado por un grupo de investigadores de la Facultad de Psicología de la UBA, que desde 1998 se dedica a registrar la valoración que hacen los universitarios de las instituciones políticas y económicas.
Al parecer, las percepciones negativas sobre las conductas de los políticos durante varios años empiezan a extenderse a la importancia institucional de los partidos. Aunque los especialistas vinculan estos resultados con un ambiente general de escepticismo y descreimiento en la política, no son pesimistas sobre los más jóvenes en el mediano plazo.
Por el contrario, detectan en ellos un interés creciente por las cuestiones públicas, que choca con su mirada negativa sobre las estructuras políticas tradicionales y termina muchas veces canalizado en ONG y trabajo voluntario, o en estructuras políticas nuevas, más profesionales que militantes.
Escépticos y poco formados
Según los resultados de la encuesta, el 49,7% de los estudiantes universitarios no sabe qué se vota en octubre y, de modo comprensible, el 80% no sabe a quién votará. El 79,8% cree que los partidos políticos tienen en la Argentina un desempeño malo o muy malo, y sólo es bueno para el 7,7 por ciento.
Según los responsables del estudio, este "marcado desinterés por la política", que se detecta desde hace años, se apoya en dos aspectos. "Por un lado, la percepción de una clase política devaluada ahora pone en tela de juicio el papel institucional de los partidos políticos. No pueden separar la política de los representantes", dijo a LA NACION Narciso Benbenaste, doctor en Psicología, profesor y director del proyecto. "Además, hay una insuficiente formación sobre la política: los programas televisivos y los libros políticos y económicos no les interesan", dijo, sobre la base del perfil cultural de los estudiantes, que construyeron con los datos (ver aparte).
Como resultado aparece "una tendencia a depositar confianza en líderes personalistas más que en instituciones", dijo Benbenaste. Previsiblemente entonces, el presidente Néstor Kirchner recoge una buena calificación entre los jóvenes: el 43,9% cree que su desempeño es bueno o muy bueno -un porcentaje que viene aumentando-, aunque el 31,5% lo consideró malo o muy malo.
"La imagen favorable de Kirchner se apoya en tres aspectos: la percepción de una mejora en la economía, la imagen negativa de la oposición, por pertenecer a la clase política general, y el rasgo psicológico de buscar líderes personalistas y un Estado paternalista en quienes confiar, algo que Kirchner expresa muy bien", analizó Benbenaste.
En cuanto a las instituciones económicas, el 87,5% valora las inversiones privadas para el crecimiento del país, el 78% asigna mucha importancia el mercado y el 74% a la propiedad privada.
Para el investigador, si se hicieran estas preguntas a la población general, las respuestas serían parecidas, aunque en los jóvenes "las expectativas son más intensas, por el grado de idealismo propio de su edad". Así, lo que más rechazan es la corrupción, y lo que más valoran es el carisma y la confianza. "La clase política actual frustró esa expectativa de buscar a alguien en quién confiar", dijo el investigador.
Sin embargo, el nivel de información y concepción de la política es casi igual en estos jóvenes que en ciudadanos no universitarios. "La universidad no marca diferencias en este punto, en buena medida porque la preparación universitaria tampoco garantiza seguridad de un bienestar futuro. Por eso, también estos jóvenes buscan que alguien con poder genere las condiciones para que a ellos les vaya bien individualmente", dijo el profesor.
Mal ejemplo
"Se votan diputados nacionales, creo, no sé en realidad", dijo Laura Landeira, estudiante de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. Pero enseguida agregó: "Creo que los partidos políticos son importantes, pero están desvirtuados. Están más para hacer plata y para pelearse que para cumplir la función que tendrían que cumplir, es decir, que haya un partido en el poder y una oposición que lo controle", afirmó.
"Los políticos de hoy no son un buen ejemplo, pero la política tendría que interesarnos. Me da mucha bronca que pase esto, porque a la juventud no le interesa nada de lo que pasa y no son conscientes de que el país va a quedar en sus manos", opinó Cecilia Lorenzo, que acaba de terminar el CBC y va a estudiar Medicina.
Hay quienes reconocen este escenario, pero son optimistas. "Vemos un compromiso creciente de los jóvenes de 18 a 35 años en organizaciones de la sociedad civil. Tenemos más voluntarios de los que podemos tomar, en temas como política pública y control ciudadano", dijo Nicolás Ducoté, director ejecutivo del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), una ONG dedicada a promover las políticas públicas de calidad en salud, educación, justicia y transparencia y política fiscal, con preeminencia de jóvenes entre sus integrantes.
En la experiencia de Ducoté, hay muchos jóvenes con interés por la cosa pública, pero no demasiados espacios en los que puedan canalizarlo y mucho desconocimiento de qué significa trabajar en política. A jóvenes y políticos los separa el prejuicio: unos creen que todos los partidos son corruptos e ineficientes y los otros se lamentan por la falta de compromiso y el individualismo.
"Las ONG terminamos mediando entre ambos. Hay partidos políticos que se acercan para ver cómo atraer a los jóvenes, y hay jóvenes que han pasado de aquí a partidos políticos. Tenemos la obligación de difundir la importancia de los partidos políticos, porque las ONG tienen un rol importante, pero limitado", dijo Ducoté. En eso se basa el Programa de Formación de Líderes Públicos para la Democracia (Prolid), que organiza seminarios para dirigentes jóvenes, sobre temas como la gestión pública, la importancia del liderazgo, el discurso antipolítico, la macroeconomía o los modelos estatales.
En tanto, los partidos tradicionales siguen poniendo más trabas que espacios a los jóvenes. "No les dan mucho lugar. Los mandan a las juventudes partidarias, sin influencia en las decisiones", dijo Ducoté. Hay, sin embargo, nuevas organizaciones -de centroderecha y de centroizquierda, mayormente- que, sin grandes aparatos, más flexibles y más necesitadas de apoyo, les están abriendo espacios.
Desde el campo de la militancia más tradicional, convencer a los estudiantes de participar puede ser difícil. "Cuando uno lo habla con los estudiantes lo entienden, pero el problema es que la sociedad descree de la política", dijo Maximiliano Abad, presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA) y miembro de Franja Morada, el brazo universitario del radicalismo.
"Se confunde la política con los dirigentes. Pero creemos que es el momento de hacer más política, porque es una herramienta para lograr el bienestar de la sociedad", dijo Abad, y aunque afirmó notar que "la gente busca participar en partidos políticos cuando hay propuestas", admitió: "El cambio será muy paulatino".
Por Raquel San Martín
De la Redacción de LA NACION
Lo que decidirán las urnas el 23/10
Senadores nacionales
24 bancas
En las elecciones del próximo 23 de octubre se elegirán 24 senadores nacionales en 8 provincias: Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis, Santa Cruz (dos para la mayoría y uno por la minoría: tres por cada provincia). Como el Senado se renueva por tercios, las restantes bancas se irán renovando en las siguientes elecciones nacionales.
Diputados nacionales
127 bancas
En todas las provincias se elegirán diputados nacionales. Se renueva la mitad de la Cámara (en realidad, no es la mitad exacta, porque esta vez dejarán sus bancas 127 de los 257 diputados). Los distritos con mayor cantidad de representantes son Buenos Aires, que renovará 35 bancas, y la Capital, con 13 legisladores, seguida por Santa Fe y Córdoba, con 9 cada una.
Cargos provinciales
325 diputados y 70 senadores
Un total de trece provincias elegirá diputados o senadores provinciales. Los distritos son Buenos Aires, Capital, Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Misiones, Santiago del Estero, Salta y San Luis. Además, Santiago del Estero eligió gobernador y vicegobernador en febrero último, y Corrientes lo hará el próximo 2 de octubre.


Link corto: http://www.lanacion.com.ar/724110

1 comment:

Paglilla said...

REFORMA DEMOCRATICA SE ORGANIZA EN TODO EL PAIS
INVITACIÓN A PARTICIPAR EN POLITICA
por Alberto Paglilla
Nueva línea interna del Partido Justicialista
reformademocratica@yahoo.com
http://www.refdem.com.ar
http://reformademocratica.blogspot.com

Estimados Compatriotas de la Argentina y Compañeros del Justicialismo:

Tengo el agrado de invitarlos a participar en política con nosotros, informando que avanza en todas las provincias la organización de nuestra fuerza política denominada Reforma Democrática, línea interna a nivel nacional dentro del Partido Justicialista, con el reclamo "Que Se Vayan Todos", el uso de medios exclusivamente democráticos, y por supuesto, sin ninguna de las "figuras" o “dirigentes” conocidos del Justicialismo, a quienes consideramos nefastos por la gravísima crisis que produjeron en nuestro país.

En efecto, Reforma Democrática competirá en las elecciones internas del Justicialismo para la candidatura a Presidente de la Nación del año 2007, --y todos los demás cargos que se diriman ese año--, recordando que nuestra participación fue proscripta en las elecciones del 2002 y 2003, mediante turbia prohibición y censura por parte de dirigentes partidarios, jueces electorales, y la prensa, encabezada por los diarios "La Nación" y "Clarín".

Reforma Democrática realizará un acto público en una importante ciudad argentina, posiblemente Córdoba, Rosario o Santa Fe, en una fecha a definir tras elecciones legislativas del 23 de octubre del 2005 y el fin del año, para presentar a las veinticuatro (24)personas que presidirán nuestra fuerza política en cada distrito provincial, aunque la situación de algunas provincias podría determinar la conveniencia de adelantar el anuncio local respecto del acto general, lo que incluso destacaría su importancia, por ejemplo en Santa Fe, donde el Partido Justicialista perdió las elecciones presidido por el gobernador de la provincia y ya están dadas las condiciones para el cambio.

Así, Reforma Democrática convoca a todas las personas y corrientes del Justicialismo, y a todos los partidos que se formaron por desprendimientos del Justicialismo, para que retornen y se unan a nuestra fuerza política interna, considerando que nuestros principios y lineamientos básicos son compartidos por una inmensa mayoría de la sociedad, de modo que construimos una fuerza absolutamente invencible.

Como ya dije, en Reforma Democrática somos justicialistas, queremos "Que Se Vayan Todos", sólo utilizamos medios democráticos, y garantizamos por escrito que el funcionamiento de nuestra fuerza será estrictamente federal, o sea independiente y autónomo en cada provincia, sin ninguna intromisión desde fuera de la provincia.

Por consiguiente, en todos los demás temas, ya sea economía, política internacional, etcétera, se puede estar en desacuerdo, y sin embargo ser miembro de Reforma Democrática, porque el reclamo "Que Se Vayan Todos" significa que la actual clase política es la única y exclusiva culpable de la gravísima crisis que sufre la Argentina en todos los órdenes, y primero hay que resolver ese problema, o sea desplazar a la actual
clase política, para que recién después se puedan solucionar todos y cada uno de los restantes problemas.

Realmente no existe otra posibilidad, es necesario desplazar a la actual clase política y generar en su lugar una auténtica clase dirigente, comprometida con el bienestar de la gente y el futuro de la Nación, mediante los miles de hombres y mujeres que tiene nuestro país mucho más capaces y totalmente honestos, pero todavía desconocidos, a quienes los actuales políticos les cierran las puertas, y hay que reconocer que la Argentina tiene la gente idónea, sin desmerecer a otros países, porque la generalidad de los países no la tiene.

Para lograr este cambio, Reforma Democrática impulsa una pequeña reforma constitucional y una pequeña reforma electoral. Las dos medidas deben ir juntas, la pequeña reforma constitucional debe establecer el sistema parlamentario, sobre el modelo de Francia, que es más adecuado para la realidad argentina en comparación con otros sistemas parlamentarios, por ejemplo Italia, porque en Francia el presidente tiene
más atribuciones, y al mismo tiempo, la pequeña reforma electoral debe establecer el sistema de candidaturas individuales para la elección al Congreso o Parlamento, con la salvedad de que cada candidato se presentará solo, cada votante votará por un único
candidato, y en cada distrito serán electos los dos candidatos más votados, lo que asegurará el pluralismo.

Sólo pido que cada habitante de la Argentina se conteste a sí mismo cuál es su opinión acerca de la siguiente pregunta, tal como se contestaría sobre un asunto personal:

¿Cuál es el principal problema de la Argentina?

¿Cómo sucedió que un país realmente tan rico y poderoso como el nuestro fue llevado al extremo de que parte de sus habitantes deba vivir en la basura?

Nosotros en Reforma Democrática no tenemos ninguna duda acerca de cuál es "el problema de la Argentina", el único problema que a su vez determina todos y cada uno de los demás problemas de nuestro país, y me refiero al sistema de corrupción e inoperancia que desde muchos años atrás mantiene la actual clase política, única culpable y responsable de la gravísima crisis, porque no son actos aislados, es un sistema ya establecido y constante de corrupción e inoperancia.

Por consiguiente, no basta con querer solucionar un caso aislado de problemas mientras todo lo demás sigue igual, porque la causa productora de todos los problemas sigue actuando, y es el sistema de corrupción e inoperancia de la actual clase política.

La estrategia política de Reforma Democrática consiste en unir a todas las fuerzas posibles, en torno del proyecto de desplazar a la actual clase política, y se funda en el hecho de que durante las elecciones legislativas del 2005 mucha gente votó por partidos
pequeños, autorizados a intervenir por las normas recientes que transitoriamente les eximen de requisitos sobre afiliados, pero en la elección presidencial del 2007 será excluyente el voto por grandes partidos nacionales, con chances reales de ganar, lo que determina la necesidad de unirnos en una fuerza cuyo único compromiso esté con la gente y con el futuro de la Nación.

La gran virtud de la estrategia que despliega Reforma Democrática, consiste en organizar una línea interna del Justicialismo, sin ninguna duda el principal partido político de la Argentina, ante la certeza de que el actual sistema de (des)-gobierno de la actual clase política conducirá tarde o temprano al fracaso político y económico, tal como ha sucedido con todos los gobiernos que los argentinos de cualquier edad conocimos durante nuestra vida, porque todos los gobiernos dejaron el país peor de como lo encontraron, o en el mejor de los casos lo dejaron con una bomba de tiempo que iba a estallar más adelante.

En pocas palabras, Kirchner es nefasto, Menem es nefasto, Duhalde es nefasto, Rodríguez Saa es nefasto, De la Sota es nefasto, Reutemann es nefasto, De la Rua es nefasto, Alfonsín es nefasto, López Murphy es nefasto, Carrió es nefasta, Bullrich es nefasta, Ibarra es nefasto, Cavallo es nefasto, Macri es nefasto. Unos son nefastos por lo que hicieron, otros por lo que dejaron hacer, otros porque no hicieron entonces lo que ahora prometen hacer, alguno por lo que se enriqueció él mismo y otro por el inusitado enriquecimiento de su familia, y todos son nefastos por su compromiso con los demás miembros de la actual clase política, su compromiso con el sistema de corrupción e inoperancia pese a la crisis y los tremendos daños que causaron.

Mientras tanto, Reforma Democrática sigue tramitando su denuncia internacional por la prohibición de participar en las elecciones para Presidente de la Nación de los años 2002 y 2003, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, conforme al Pacto de San José de Costa Rica, concretamente por violación al derecho electoral de ser candidato y al derecho judicial de una sentencia justa y debidamente fundada, mediante el expediente P-1205/03 de dicho tribunal internacional.

Sin lugar a dudas, el avance de la denuncia internacional por violación a derechos humanos más el acto público a realizarse con el anuncio de organización en todos los distritos provinciales del país, determinarán el final de la censura de prensa contra Reforma Democrática, que rige desde su fundación en el año 2002.

En efecto, la censura de prensa contra nosotros responde a una injusta y equivocada orquestación del periodismo argentino, que sigue a sus propios líderes, los diarios "La Nación" y "Clarín", por lo visto aliados o interesados con la actual clase política, y
de hecho socios del Estado Nacional en la empresa Papel Prensa S.A. que determina la cantidad de papel para cada diario o revista, sin olvidar que los medios dependen de la publicidad oficial, y aparte, no nos engañemos, hay muchos periodistas comprados con dinero oficial secreto, turbia práctica que viene desde varios años atrás y todos los implicados tratan de tapar, y para comprar periodistas alcanza con mucha menos plata de la que se pagó con sobresueldos secretos para ministros, jueces y legisladores.

Todas las ideas y propuestas de Reforma Democrática pueden consultarse en nuestro sitio de internet, aunque el sitio se halla en recuperación tras sufrir recientemente una maniobra perjudicial, sin duda inspirada por el actual Gobierno y el resto de la clase política, ya que originalmente teníamos otro sitio donde de pronto fueron eliminados todos los documentos.

El sitio nuevo, que estamos armando con nuestras propuestas, tiene la siguiente dirección, y allí para ver nuestras ideas y propuestas hay que hacer click en los botones rojos de la parte superior:

www.refdem.com.ar

El sitio original, donde apareció eliminada la publicación de las propuestas, aún existe en Internet pero sin las propuestas, en la siguiente dirección:

www.reformademocratica.com.ar

Por lo demás, el actual gobierno de Néstor Kirchner no es “justicialista” sino “leninista”, ya que toda la acción de Kirchner sigue el modelo propuesto por Lenin en 1905 y desarrollado hasta tomar el poder en Rusia en 1917, con la idea central de destruir el poder de las instituciones, las Fuerzas Armadas, incluso la Iglesia, y hasta fines del 2005 Kirchner pretendió que desaparezca el Partido Justicialista de modo que el ámbito político sea ocupado por dos nuevas fuerzas mayoritarias, una de izquierda y otra de derecha, a lo que últimamente agregó que el Justicialismo sea el partido de izquierda presidido por él mismo, cuando todo el mundo sabe que el Justicialismo implica la convivencia de las tres posturas clásicas, o sea el centro, la izquierda y la derecha, sin exclusión de ninguna hacia las otras dos, y por eso fue lo único
que frenó al marxismo-leninismo en la Argentina, pero Kirchner no va a conseguir sus propósitos, primero porque el Justicialismo está en un lugar inalcanzable, que es el pensamiento de la mayoría de los argentinos, y segundo porque Kirchner y el resto de la actual clase política carecen de remedios contra la inflación, esa bola de nieve imparable para ellos que comenzó a rodar hace rato, y adviértase que Reforma Democrática ya acertó al vaticinar que el ministro Lavagna iba a renunciar como en efecto lo hizo,
porque Lavagna buscaba a toda costa su salida personal del gobierno en la forma más elegante posible, antes de que estalle la inflación, y desde ya pongo a disposición de cualquier persona las constancias de que vaticinamos esta renuncia cuando nadie se atrevía a hacerlo, los miembros de la actual clase política porque ninguno de ellos
sabe qué hacer con la inflación, y la prensa porque jamás toca un tema que es "tabú" para los políticos.

Durante el 2005, los funcionarios del Banco Central confirmaron oficialmente el avance inevitable de la inflación, no tenían alternativa para evitar que Kirchner terminara por echarles la culpa a ellos, pero dejaron sin sustento al propio Kirchner que antes amenazó a los empresarios cuando advirtieron sobre la inflación, en concreto fue el dueño de supermercados Coto que además preside una importante entidad de empresarios, entonces lo que falla es el sistema de la actual clase política, no es una cuestión aislada, es un sistema generalizado de corrupción e inoperancia que ninguno de sus miembros puede superar debido a sus indestructibles compromisos con los otros.

Nosotros en Reforma Democrática tenemos que estar preparados, porque disponemos de respuestas para la Argentina, mientras la actual clase política no las tiene, es cierto que la prensa nos censura en forma total, pero nuestra gente tiene que mantener muy alta la moral porque la razón nos asiste en todo lo que decimos, simplemente la verdad, guste o no guste, sin buscar ningún acomodo.

La convocatoria de Reforma Democrática está dirigida a todos los ciudadanos de la Argentina, no tienen más que comunicarse con nosotros, porque nuestra fuerza política pretende la unión de los argentinos respetando o incluso aunque se mantengan todas las
divergencias de opinión, sin importar cuáles sean.

Dr. Alberto Paglilla
Presidente de Reforma Democrática
Línea interna del Partido Justicialista
reformademocratica@yahoo.com
http://www.refdem.com.ar
http://reformademocratica.blogspot.com
Sánchez de Bustamante 1644, piso 4°, departamento “B”,
Ciudad de Buenos Aires (1425), Argentina
54 11 4827 4976

- - - - - - - - - - - - - - - - - -