Monday, April 16, 2007

Para manejar entre estrellas

Desde hace tres años Estevan Cavanna transmite la experiencia de cómo moverse en situaciones que los libros no enseñan. El lunes comenzó la primera de cinco clases para que aprendas los secretos de un Manager perdido en Buenos Aires. ¿Qué hacer si un amigo violero pega un tema?



En Buenos Aires es muy probale que todos tengamos un amigo que toca en una banda o inclusive una que hayamos formado nosotros mismos. Es así, hay una gran cantidad de grupos que están ahí, desamparados y esperando que alguien les de una mano para saltar a la fama. El trabajo del manager no es una tarea que se aprenda en universidad alguna, es sólo la calle y el roce lo que da la experiencia. Por eso, para que cuando un amigo te pida que le organices sus shows, podés visitar a Estevan Cavanna en Artilaria, que dicta el taller de Management de Artistas y Prensa de Espectáculos.

Su Curriculum indica que en la actualidad es mánager de Satélite Kingston, Flavio y Mandinga, Cienfuegos y anteriormente había sido jefe de prensa de Los Fabulosos Cadillacs, Memphis la Blusera, Los Cafres, A.N.I.M.A.L., Mikey Dread (The Clash), Carlos Perciavalle, Celeste Carballo, María Gabriela Epúmer y otros. También trabajó durante años para el Gobierno de la ciudad. Pero que mejor sea él quien explique las claves que hay que saber.

- ¿Qué es básicamente lo que ofrecés?

Por lo general el manager es un amigo que las bandas ponen para no tener que moverse y cuando uno se empieza a mover se da cuenta que tiene un montón de problemas, hay varios puntos que tienen que ver con la puesta en marcha de un show. Para qué se hace, cuáles son las reglas para que salga todo bien, para que el público se sienta respetado porque comienza más o menos a horario, y hasta qué hacer con la banda, ya que es su laburo y se presentan con toda la ansiedad. Hay mucha puntualización de cómo montar un espectáculo, en qué contexto hacerlo en cuanto al año y la carrera del artista. Básicamente se tratra de transmitir es observar las demás lógicas.

- ¿A qué lógicas te referís?

Las lógicas de los demás: periodistas y los tiempos de los medios. Los managers y los músicos a veces piensan que cuando uno saca un disco todos tienen que darte bola y no es así. La lógica del bolichero que también tiene ciertos intereses que hay que respetarlos, uno no puede ser soberbio y hacer lo que quiera. Eso pasa mucho, hay como una cosa menemista de festejo permanente en el cual los pibes pegan una y ya se creen que son Gardel.

- ¿Cuál es el secreto que no debe faltar?

Creo que tener buenos resultados depende de tener todas estas lógicas observadas, tenidas en cuenta para poder potenciar y direccionar la carrera de un artista. Básicamente lo que transmito en el curso mediante las cinco clases es eso: aprender a hacer los números, a ver cuánto te queda, cuánto le queda a la banda, a ver cómo pelearle a los servicios el billete y que eso tenga una continuidad, porque si uno hace dos o tres shows por año no sirve de nada. Encontrarle la vuelta para que se transforme en un negocio para todos y en algo serio de lo cual se puede hacer una profesión. Si uno observa más cosas entiende más con menos tiempo y hay que abandonar los prejuicios. Creo que los managers y las bandas que recién empiezan son muy prejuiciosos.

- ¿Hay mucha competencia en esta docencia?

Salvo un colega, Martín Rea, me parece que no hay otros cursos que tengan que ver con este transpaso de experiencia. No hay un instituto ni una carrera que tenga que ver con manager de bandas. Hay una gran necesidad de managers en el mercado y muchas buenas bandas sin alguien que pueda cordinar, generar shows y llevar las cosas adelante.

- ¿En qué medida Cromañon cambió el negocio?

Es el resultado del rock amateur, el rock cabeza o chabón, que tiene una lógica de intolerancia y de muy poca responsabilidad con respecto al público y todo. Las pruebas están a la vista. A partir de ahí hubo que empezar a trabajar con otras reglas (y van...), por que este es un país muy inestable. Uno va cambiando de lógica y se va adaptando a lógicas que tienen que ver con terceros, en este caso Cromañon. En algún punto esto generó que todos los managers se pongan un poquito más las pilas en cuestiones que antes se dejaban más descuidadas. Eso por un lado. Por otro le jodió la vida a un montón de bandas, artistas, manager (que es un engranaje más), pero sobre todo a los artistas. Les ha quitado lugares y espacios dónde presentarse, les ha aumentado los precios de las entradas y un sin fin de cuestiones en contra, por culpa de Cromañon que, insisto, es producto del rock amateur, chabón y cabeza. Lamentablemente estamos pagando eso todavía.

- ¿Cómo lidiar con bandas irresponsables? Podés decirnos cuál fue la peor con la que trabajaste o una anécdota.

(Risas) Dar nombres es como medio complicado. Simplemente lo que digo siempre es que no es que haya que hacerle caso al manager, sino que el laburo es de todos juntos: la banda más el manager. El manager no es un empleado, sino un socio. Para eso tiene que instruirse, leer, conocer las reglas actuales con la que está jugando. Me parece más por ese lado, como una sociedad que tiene un principio y un final, que no tiene porqué ser traumático. He dejado un montón de bandas y no tengo un recuerdo traumático de eso. Lo que se hace es sentar las bases para que el artista pueda trabajar mejor en el futuro. Lo que trato de transmitir es que no cunda el menemismo, cuando cunde el menemismo todos se relajan y empieza a descorchar creyendo que ya se conoce el negocio. Creo que hay que trabajar mucho, remar mucho y respetar mucho al público y sus compañeros de trabajo.

3 comments:

rocio said...

DESEO APRENDER ACERCA DEL MANEJO DE ARTISTAS, ASI COMO LO COMENTABAS TENGO UNA BANDA DE AMIGOS Y ME NOMBRARON SU MANAGER Y QUIEREN QUE YO LES COLABORE EN ESA PARTE....PLEASE AYUDAME

rocio said...

DESEO APRENDER ACERCA DEL MANEJO DE ARTISTAS, ASI COMO LO COMENTABAS TENGO UNA BANDA DE AMIGOS Y ME NOMBRARON SU MANAGER Y QUIEREN QUE YO LES COLABORE EN ESA PARTE....PLEASE AYUDAME

rocio said...

QUIERO CONTACTARME CON ESTEVAN CAVANNA